miércoles, 17 de agosto de 2011

Ratzinger y los zombies


Esta semana, concretamente mañana jueves 18 de agosto de 2011, llega a Madrid el Papa de Roma Joseph Ratzinger, más conocido por Benedicto XVI. Madrid ha sido invadida por hordas de jovenzuelos y jovenzuelas internacionales (y no tan jovenzuelos) con camisetas con la imagen del papa y sombreritos graciosos. Van por ahí en manada y toman las plazas para ver a Rouco Varela en pantallas gigantes difundiendo su palabra. Ellos miran y asienten cada dos por tres. Esta semana yo he estado en Madrid por cuestiones laborales y he tenido que sufrir las consecuencias de la invasión. Así que hoy por primera vez voy a escribir en mi propio blog sobre...

No, este no soy yo, es de Walking dead.. y no, no tengo los derechos.
...¡ZOMBIES!

Esta semana he tenido la suerte y el placer de viajar a Madrid para participar en un proyecto audiovisual e interpretar a un zombie. Carne colgando por las mejillas, heridas varias en la cara, ojos en blanco y sangre, mucha sangre. He tenido la suerte de ser maquillado por mi gran amigo y profesional de los efectos especiales Gorka Aguirre, que me ha convertido en un zombie genial en sólo dos horas.
http://www.facebook.com/pages/QUIMERAFX/134672753271666

Si todo va bien espero poder escribir sobre el proyecto en breve. Hasta entonces y como no es mío, no voy a decir qué es. Misterio. MWAHAHAHAHAHAHAHAHA!



He tenido la suerte de trabajar con un equipo de actores, técnico y artístico de primera línea. Y estoy muy contento por ello.

Pero también he sufrido las consecuencias de la invasión de otros zombies: los miles y miles de fans de Ratzinger y Rouco.

Si un zombie te muerde o te araña estas perdido, no hay nada que hacer. Te vas a convertir en uno de ellos sí o sí y cuando lo hagas, perderas toda tu humanidad y te lanzaras contra el primero que veas para comertelo. Sólo tienes una salida: que alguien te reviente la cabeza o te decapite antes de que te conviertas. Si te ataca un fan de Ratzinger (de ahora en adelante papafan) sólo tienes una salida: que alguien te ponga a todo volumen "Highway to Hell" de AC/DC para contrarestar los efectos evangelizadores de su cháchara. De lo contrario te convertiras al catolicismo, se te pondrá cara de tonto y empezaras a hablar de Jesús, Dios y la Biblia al primero que se te cruce.

Los zombies pueden ir en grupos y son peligrosos por diferentes motivos:
1- Basta un arañazo o una mordedura para convertirte
2- Si son veloces, corren a por tí y te cazan.
3- Si son lentos, da igual que corras; te van a coger igual.
4- Son millones. Te van a acorralar estés donde estés y si no vas bien armado, estas jodido.

Los papafans tambien son peligrosos por los mismos motivos:
1- Basta una sonrisa o un comentario alegre. No dejes que te hablen. 5 minutos bastan para que un papafan habil intente convertirte.
2- Si son veloces, se bajan del autobus y entran a saco en la gasolinera en la que has parado para tomarte un café y comerte un bocata de lomo y queso. Se ponen a comprar justo después de que tú hayas pedido tu bocata. Y pasan todos por caja a pagar, absorbiendo al pobre dependiente (que está sólo y tiene que hacerte el bocata) durante media hora. Si eres el dependiente, estas jodido. No sólo te vampirizan sino que además, como eres inmigrante vas a cobrar un sueldo de mierda.
3-Si son lentos es aún peor. Una horda de papafans puede tardar horas en cruzar el paso de cebra en el que te has parado con tu coche al sol en pleno centro de Madrid en agosto a las 12:00 del mediodía. Pero si vas a pié y te pillan en el mismo paso de cebra, la manada puede absorberte y convertirte por osmosis. Da igual que te vayas a otro paso de cebra más adelante. También te esperan allí.
4- Son millones. Te van a acorralar estés donde estés. Incluso en los lavabos de las gasolineras.

Pero ademas los papafans tienen otros peligros que los zombies no tienen:
1- Como los vampiros, tienen siervos leales que cortan las calles al tráfico y expulsan de las plazas a manifestantes, indignados, vendedores ambulantes y demás tribus enemigas allá donde vayan. se llaman cuerpos de seguridad del estado.
2- A diferencia de los vampiros, si matas al Vampiro Jefe, este se convierte en polvo y todos los demas vampiros vuelven a la normalidad. Los papafans no. No vale de nada que alguien clave una estaca de madera en el corazón a Ratzinger o a Rouco Varela porque no son vampiros y los papafans no volveran a la normalidad. Pero ¿A que molaría ver a Ratzinger y Rouco gritar con una estaca en el pecho y convertirse en polvo?

Si no quieres convertirte en un zombie caníbal descerebrado sólo tienes que seguir unas reglas básicas:
-No dejes que te cojan. Mantente en forma para ser más rápido que ellos.
-Ten siempre armas y munición a mano. No malgastes munición y apunta siempre a la cabeza.
-Cuando acabes con uno, asegurate siempre con un tiro de gracia a la cabeza desde una distancia prudencial, no sea que te muerda en la pierna y la cagues.
-Si aún así te han cazado y vas a convertirte, pidele a tu mejor amigo que acabe con tu sufrimiento y te vuele la cabeza.

Si no quieres convertirte en un papafan:
-Aléjate de Madrid hasta dentro de un mes.
-Apaga la radio y la TV o borra todos los canales. Es su arma de difusión masiva.
-Haz acopio de la mejor música Heavy Metal para situaciones extremas: ACDC, Black Sabbath, Accept,Judas Priest, Angeles del infierno, Iron Maiden, Kiss, Manowar, Metallica, etc... son un gran antídoto. Pero tampoco te pases porque una sobredosis de Metal puede atraer al Angel Caido. La virud está en el punto medio.
-Si uno o varios papafans te acorralan y empiezan a sermonearte, haz como con los testigos de Jehovah: discúteles todo lo que dice la bíblia (para esto lee la biblia pero solo por encima, o busca pasajes en google, que es menos peligroso); Si eres tenaz llegará un momento en el que no podrán rebatirte y pasará una de estas tres cosas:
1- Se iran y te dejaran en paz
2- Les explotará la cabeza.
3- tendrán una lucha interna, crisis religiosa y volverán a la normalidad. Aunque esto es muy dificil. Tienen a unos seres diabólicos llamados "curas" en todos los pueblos cuya misión consiste en reprogramar a los débiles y los indecisos.

Mi consejo: Acabemos con los zombies y huyamos de los papafans. Yo de momento he huído de Madrid. ¡Pero volvere!

Z.